Lo Guarracino

( Canta: Roberto Murolo )
( Autor: Anônimo - 1768 )

Escucha todas las canciones de Roberto Murolo

  • Lo Guarracino - Roberto Murolo

 Probablemente hay algunos errores de traducción, perdóname. Sugerir corrección

Originale


Lo Guarracino che jeva pe mare
le venne voglia de se 'nzorare.
Se facette no bello vestito
de scarde de spine pulito pulito,
cu na perucca tutta 'ngrifata
de ziarelle 'mbrasciolata,
co lo sciabò, scolla e puzine
de ponte angrese fine fine.

Cu li cazune de rezze de funno,
scarpe e cazette de pelle de tunno,
e sciammeria e sciammereino
d'aleche e pile de voje marino,
co buttune e bottunera
d'uocchie de purpe, secce e fera,
fibbia, spata e schiocche 'ndorate
de niro de secce e fele d'achiate.

Doje belle cateniglie
de premmone de conchiglie,
no cappiello aggallonato
de codarino d'aluzzo salato,
tutto posema e steratiello
ieva facenno lo sbalantieílo
e gerava da ccà e da llà
la 'nnammorata pe se trovà!

La Sardella a lo barcone
steva sonanno lo calascione;
e a suono de trommetta
ieva cantanno st'arietta:
"E llarè o marelena
e la figlia da sià Lena
ha lasciato lo nnamorato
pecchè niente l ha rialato".

Lo Guarracino 'nche la guardaje
de la Sardella se 'nnamoraje;
se ne jette da na Vavosa,
la cchiù vecchia maleziosa;
l'ebbe bona rialata
pe mannarle la mmasciata.
La Vavosa pisse pisse
chiatto e tunno nce lo disse.

La Sardella 'nch'a sentette
rossa rossa se facette,
pe lo scuorno che se pigliaje
sotto a no scuoglio se 'mpizzaje.
Ma la vecchia de vava Alosa
sabeto disse: Ah schefenzosa,
de sta manera non truove partito
'ncanna te resta lo marito!

Se aje voglia de t'allocà
tanta smorfie nonaje da fa,
fora le zeze e fora lo scuorno,
anema e core e faccia de cuorno!
Ciò sentenno la sià Sardella
s'affacciaje a la fenestrella,
fece n'uocchio a zennariello
a lo speruto 'nnammoratiello.

Ma la Patella, che steva de posta,
la chiammaje faccia tosta,
tradetora, sbrevognata,
senza parola, male nata,
ch'avea 'nchiantato l'Alletterato
primmo e antico 'nnamorato.
De carrera da chisto jette
e ogne cosa 'lle dicette.

Quanno lo 'ntise lo poveriello
se lo pigliaje Farfariello.
Jette a la casa e s'armaje e rasulo,
se carrecaje comm'a no mulo
de scopette e de spingarde,
povere, palle, stoppa e scarde.
Quattro pistole e tre bajonette
dint'a la sacca se mettette.

'Ncopp'a li spalle sittanta pistune,
ottanta mbomme e novanta cannune;
e comm'a guappo Pallarino
jeva trovanno lo Guarracino
e la disgrazia a chisto portaje
che mmiezo a la chiazza te lo 'ncontraje.
Se l'afferra po crovattino
e po lle dice: Ah malandrino!

Tu me lieve la 'nnammorata
e pigliatella sta mazziata!
Tuffete e taffete a meliune
le deva paccare e secuzzune,
schiaffe, ponie e perepesse,
scoppolune, fecozze e conesse,
scerevecchiune e sicutennosse
e ll'ammacca osse e pilosse.

Venimmoncenne ch'a lo rommore
pariente e amice ascettero fore,
chi co mazze, cortielle e cortelle,
chi co spate, spatune e spatelle.
Chiste co barre e chille co spite,
chi co ammennole e chi co antrite,
chi co tenaglie e chi co martielle,
chi co torrone e sosamielle.

Patre, figlie, marite e mogliere
s'azzuffajeno comm'a fere.
A meliune correvano a strisce
de sto partito e de chillo li pisce.
Che bediste de sarde e d'alose
de palaje e raje petrose,
sarache, dientece ed achiate,
scurme, tunne e alletterate!

Pisce palumme e pescatrice,
scuorfene, cernie e alice,
mucchie, ricciole, musdee e mazzune,
stelle, aluzze e storiune,
merluzze, ruongole e murene,
capodoglie, orche e vallene,
capitune, auglie e arenghe,
ciefere, cuocce, traccene e tenghe.

Treglie, tremmole, trotte e tunne,
fiche, cepolle, laune e retunne,
purpe, secce e calamare,
pisce spate e stelle de mare,
pisce palumme e pisce prattielle,
voccadoro e cecenielle,
capochiuove e guarracine,
cannolicchie, ostreche e ancine

Vongole, cocciole e patelle,
pisce cane e grancetielle,
marvizze, marmure e vavose,
vope prene, vedove e spose,
spinole, spuonole, sierpe e sarpe,
scauze, nzuoccole e co le scarpe,
sconciglie, gammere e ragoste,
vennero nfino co le poste!

Capitune, saure e anguille,
pisce gruosse e piccerille,
d'ogni ceto e nazione,
tantille, tante, cchiu tante e tantone!
Quanta botte, mamma mia,
che se devano, arrassosia!
A centenare le barrate!
A meliune le petrate!

Muorze e pizzeche a beliune,
a delluvio li secozzune!
Non ve dico che bivo fuoco
se faceva per ogne luoco!
Ttè, ttè, ttè, ccà pistulate!
Ttà, ttà, ttà, là scoppettate!
Ttù, ttù, ttù, ccà li pistune!
Bu, bu, bu, llà li cannune!

Ma de cantà so già stracquato
e me manca mo lo sciato;
sicchè dateme licienzia,
graziosa e bella audenzia,
che sorchio na meza de seje,
co salute de luje e de leje,
ca se secca lo cannarone
sbacantànnose lo premmone!

Traducción


El guarracino que andaba por el mar
le vino gana de casarse.
Se puso un bonito vestido
de escamas y espinas, limpias limpio,
con una peluca todo acolchada
de cintas enrolladas,
con el cuello, el pañuelo de garganta y puños
de punto inglés, fino, fino.

Con los pantalones de red de fondo,
zapatos y calcetines de piel de atún
y frac con la cola
de algas y pelos de buey marino
con botones y bottoniera
de ojos de pulpo, jibias y hembras de delfín,
hebilla, espada y mechones dorados
de tinta de jibia e hiel de vistazo,

Dos bonitas cordones
de pulmón de conchas,
un sombrero con galones
de coleta de sfirena salado,
todo almidonado y estirado,
fue haciendo lo vanidoso
y giraba por aquí y por ahí
para encontrarse a la novia.

La sardina al balcón
estaba tocando el laúd
y en voz alta
cantaba esta estrofa:
"Y llarè o marelena
y la hija de la señora Lena
ha dejado al novi
porque nada le ha regalado."

El guarracino que la miró,
del sardella él innammorò,
fue hablar con una Bavosa,
la más vieja y maliciosa,
le dio una bonita propina
para mandarle un mensaje.
La bavosa, sin medios términos,
rotundamente se lo dijo.

La sardina que la oyó
se hizo roja roja,
por la vergüenza que las tomas
se escondió debajo de un arrecife.
Pero la anciana Babosa
enseguida dijo: ¡Ay descontentadiza,
en esta manera no encuentras un partido
y en garganta el marido te queda!

¡Si tienes ganas de casarte,
muchas muecas no tienes que hacer,
fuera las gracias y olvídate de la vergüenza,
alma y corazón y cara dura!
Oyendo esto, la Señora Sardina
se asomó a la ventana,
hizo los ojos dulces
a lo esperanzado enamorado.

Pero la Almeja, que estuvo acechada,
la llamó de cara dura,
traidora, descarada,
sin palabra y malsana,
porque había abandonado el Alletterato,
primer y antiguo novio.
De carrera de éste fue
y cada cosa le dijo.

Cuando la sintió el poveretto
fue atacado por el diablillo.
Fue a casa y se armó de afeitadora, s
e cargó como un mulo
de escopetas y espingardas,
pólvora, pelotas, mechas y escamas.
Cuatro pistolas y tres bayonetas
en el bolsillo se metió.

Sobre los hombros setenta espadas,
ochenta bombas y noventa cañones
y como un Héroe Paladín
fue buscando el Guarracino
que fue desdichado
porque entre la plaza lo encontró.
Agárralo por el corbatín
y luego le dice: ¡Ay malandrín!

¡Tú me robas a la novia
y te tomas esta paliza!
millones de golpes
le dio bofetones y puños bajo el mentón,
bofetadas, puños y golpes, tortazos,
botte y puños a la mandíbula,
tortazos y puños en cara
y los machacados huesos y cartílagos.

Y vemos que al ruido
parientes y amigos salieron fuera,
quién con mazas, cuchillos y coltellini
quién con espadas sables y espadines.
Este con barras, aquellos con espetones,
quién con almendras y quién con avellanas,
quién con tenazas y quién con martillos,
quién con turrones y dulces navideños.!

Padres, hijos, maridos y mujeres
se pelearon como fieras.
A millones acudieron, a tropeles,
peces de este o aquel partido.
¡Se veían muchas sardas y jibias,
de lenguado y raje pedregosos,
sargos, dentones y vistazos,
vacíos, atúnes y alletterati!

Piscis mustela y pescadoras,
raños, mero y anchoas,
mucchie, ricciole, musdee y mazzoni,
estrellas, sirenas y esturiones,
merluza, congrios y murenas,
cachalotes, orcas y ballenas,
capitones, anzuelos y arenque,
mújoles, barros, tracine y tencas.

Salmonete, torpedo, truchas y atúnes,
ficha, cebollas, laune y smaris,
polipi, jibias y calamares,
peces espada y estrellas de mar,
peces mustela y peces martilleo, s
ombrea y cecenielli,
capochiodi y guarracini,
cannolicchi, ostras y rizos de mar.

¡Almejas, conchas y vongoline,
tiburones y granchietti,
tordos, pageles y babosas,
bogas grávidas, viudas y novias,
spinole, spondili, serpientes y sarpe,
descalzo, con los zuecos o con los zapatos,
paguros, gamba y langostas
vinieron hasta con las diligencias!

¡Capitones, alazanes y anguilas,
peces grandes y pequeñitos,
de cada clase social y nación,
poca, muchos, más de muchos y muchos!
¡Cuánto cuba, mi mamá,
que se dieron a la ciega!
¡A centenares los barrate!
¡A millones las pedradas!

¡Mordiscos y pizcas a mil millones,
a diluvio los puños!
¡No os digo que fuego vivo
se hizo en cada lugar!
¡Te, te, te, aquí disparos de pistola!
¡Te, te, te, allá schioppettate
¡Te, te, te, aquí las espadas!
¡Bu, bu, bu, allá los cañones!

Pero de cantar ya estoy cansado
y me falta el aliento,
por tanto me dadas licencia,
gracioso y bonito público.
qué quiero beber algún vaso de vino
a la salud de él y ella,
si no se seca la garganta
y se vacía el pulmón!

* Número de validación incorrecto! Por favor, introduzca 6

     
 

Musica Italiana Copyright 2006-2017 "Pino Ulivi". Diseño, contenido y publicación da parte de "Leo Caracciolo"

Las canciones en italiano son de sus respectivos autores.