La Leggenda del Piave

( Canta: o tenor Giovanni Martinelli )
( Autor: E. A. Mario - 1918 )

  • La Leggenda del Piave - Giovanni Martinelli

 Probablemente hay algunos errores de traducción, perdóname. Sugerir corrección

Originale


Il Piave mormorava,
calmo e placido, al passaggio
dei primi fanti, il 24 maggio.
L'esercito marciava
per raggiunger la frontiera
per far contro il nemico una barriera.

Muti passaron quella notte i fanti:
tacere bisognava, e andare avanti!
S'udiva intanto dalle amate sponde,
sommesso e lieve il tripudiar dell'onde.
Era un presagio dolce e lusinghiero,
il Piave mormorò:

Non passa lo straniero!

Ma in una notte trista
si parlò di tradimento,
e il Piave udiva l'ira e lo sgomento.
Ahi, quanta gente ha vista
venir giù, lasciare il tetto,
per l'onta consumata a Caporetto!

Profughi ovunque! Dai lontani monti
venivan a gremir tutti i suoi ponti!
S'udiva allor, dalle violate sponde,
sommesso e triste il mormorio dell'onde:
come un singhiozzo, in quell'autunno nero,
il Piave mormorò:

Ritorna lo straniero!

E ritornò il nemico;
per l'orgoglio e per la fame
voleva sfogar tutte le sue brame.
Vedeva il piano aprico,
di lassù: voleva ancora
sfamarsi e tripudiare come allora.

No!, disse il Piave, No! i fanti,
Mai più il nemico faccia un passo avanti!

Si vide il Piave rigonfiar le sponde,
e come i fanti combattevan l'onde.
Rosso di sangue del nemico altero,
il Piave comandò:

Indietro va', straniero!

Indietreggiò il nemico
fino a Trieste, fino a Trento.
E la vittoria sciolse le ali al vento!
Fu sacro il patto antico:
tra le schiere, furon visti
risorgere Oberdan, Sauro e Battisti.

Infranse, alfin, l'italico valore,
le forche e l'armi dell'Impiccatore!

Sicure l'Alpi... Libere le sponde.
E tacque il Piave: si placaron l'onde.
Sul patrio suol, vinti i torvi Imperi,
la Pace non trovò
né oppressi, né stranieri!

Sul patrio suol, vinti i torvi Imperi,
la Pace non trovò
né oppressi, né stranieri!

Traducción


El Piave murmuraba,
calmo y plácido, al paso
de los primeros infantes, el 24 de mayo.
El ejército marchaba
para alcanzar la frontera
para hacer contra el enemigo una barrera.

¡Mudos passaron aquella noche los infantes:
silenciar necesitaban, e ir adelante!
Se oyó mientras de las amadas orillas,
bajito y leve el patalear de las olas.
Era un presagio dulce y lisonjero,
el Piave murmuró:

¡No pasa el extranjero!

Pero en una noche trista
se habló de traición,
y el Piave oyó el cólera y el desaliento.
¡Ay, cuanta gente ha visto
venir abajo, deja el techo,
por la injuria consumada a Caporetto!

¡Refugiados en todas las partes! Dos lejanos montes
llegaban a apiñar todos sus puentes!
Se oyó entonces, de las violadas orillas,
bajito y triste el murmullo de las olas:
como un hipo, en aquel otoño negro,
el Piave murmuró:

¡Vuelve el extranjero!

Y el enemigo volvió;
por el orgullo y por el hambre
quería desahogar todos sus deseos.
Vio el planicie descubierta,
de allá arriba: quería todavía
saciarse y exultar como entonces.

¡No!, dijo el Piave, No los infantes.
Jamás el enemigo dé un paso adelante!

El Piave se vio rellenar las orillas,
y como los infantes combatían las olas.
Rojo de sangre del enemigo altanero,
el Piave mandó:

¡Atrás va, extranjero!

El enemigo retrocedió
hasta Trieste, hasta Trento.
¡Y la victoria desató las alas al viento!
Fue sacramentado el pacto antiguo:
entre las filas, fueron vistos
resurgir Oberdan, Sauro e Battisti.

¡Quebrantó, alfin, el itálico valor,
las horcas y las armas del Verdugo!

Seguros los Alpes... Libres las orillas.
Y el Piave calló: se calmaron las olas.
¡Sobre el patrio suelo, vencidos los siniestros Imperios,
la Paz no encontró
ni oprimidos, ni extranjeros!

¡Sobre el patrio suelo, vencidos los siniestros Imperios,
la Paz no encontró
ni oprimidos, ni extranjeros!

* Número de validación incorrecto! Por favor, introduzca 9

     
 

Musica Italiana Copyright 2006-2017 "Pino Ulivi". Diseño, contenido y publicación da parte de "Leo Caracciolo"

Las canciones en italiano son de sus respectivos autores.